Skip to content

Entrevistamos a Miriam Pérez Mendoza

12 marzo, 2013

MIRIAM~1

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Miriam Pérez Mendoza, una trabajadora, una sindicalista y una solidaria. Un ejemplo en la defensa de sus derechos, consciente de que si no los reclamos las trabajadoras y los trabajadores carecemos de cualquier derecho.
 
Aprovechamos para enviarle un abrazo solidario de compañeros a compañeros y ánimos a todas aquellas personas que consideren que la justicia social es irrenunciable a mostrarle a su apoyo activo y consecuente., conscientes de que la victoria de Miriam es la victoria de la justicia social y la de todas las trabajadoras y trabajadores
 
Unión Sindical de Trabajadores.- Miriam, ¿podrías explicarnos a grandes rasgos las claves del conflicto? ¿cómo estás de ánimos?

Miriam.- Antes que nada quiero agradecerles  el interés y las muestras de solidaridad y apoyo que desde la Unión Sindical de Trabajadores me han mostrado desde el primer momento.

El conflicto se deriva de un despido resuelto por la organización de la forma más antisindical que podemos imaginar. Se quitan de en medio a trabajadores y trabajadoras que por unas razones o por otras no se los son “útiles en sus fines”, de una manera muy barata y sin casi filtros legales que los detengan.

Impulsan un ERE que yo siempre he entendido que es ilegal, entre otros muchos motivos, porque jamás hubo negociación con la representación sindical sino acoso moral a los delegados de los trabajadores imponiendo, como la peor empresa capitalista, su criterio.

Tampoco hubo intención de buscar, en ningún momento, otras soluciones, no barajaron nunca la negociación. Podían haber intentando reducción de jornada o salarios pero no quisieron.

 Y, además de todo esto, despidieron a dos trabajadores y una trabajadora (yo) que de una manera u otra habíamos sido críticos con la cúpula dirigente y con sus conductas antisindicales, de una forma que les salió muy barata. El resto de trabajadores/as son personas que nunca han destacado por su lucha sindical y que los dirigentes sabían que no iban a ir en contra de la organización porque aceptarían su despido sin reclamar.

Unión Sindical de Trabajadores.- No eres la única afectada, ¿hay una respuesta colectiva de los afectados? ¿o predomina el desánimo?

Miriam.- Fueron 14 despidos, 12 de ellos a mujeres y dos a hombres. Nunca hubo respuesta colectiva, sólo los dos compañeros que están en la isla de Gran Canaria y otra compañera y yo denunciamos. Siempre predominó el miedo y, ahora, solo tres estamos en procedimiento legal.

Yo soy la única trabajadora que ha continuado con el procedimiento de impugnación del ERE ante la Autoridad Laboral y por la vía administrativa en el Juzgado Contencioso.

Unión Sindical de Trabajadores.- Que actos de protesta tienes en mente.

Miriam.-Después de un año y ocho meses que han pasado desde el injusto despido,  estoy dispuesta a todo, siempre he expresado de forma pública que siento que aprovecharon mi sudor con mi trabajo, que han provocado mis lágrimas con su acoso y derribo.

Ahora, ya solo me queda  derramar mi sangre. Si quieren mi sangre la tendrán pero no sin librar una dura batalla porque fueron contra mí creyendo que iba a ser débil y que cedería ante el brutal sistema que les protege a ellos y ellas, líderes sindicales traidores.

Mi protesta consistirá en acampar en la puerta de entrada de la Casa Sindical (nuestra casa) y hacer una huelga de hambre indefinida. Lo que pase después… determinará los próximos acontecimientos.

Unión Sindical de Trabajadores.– Qué funciones desempeñabas en el sindicato. Cómo valoras la experiencia.

Miriam.- Fui durante 15 años administrativa en el despacho de abogados de UGT-CANARIAS en Santa Cruz de Tenerife. Mis funciones eran variadas y numerosas,  me dejé la piel haciendo horas extra gratis por responsabilidad en mi trabajo y con los trabajadores/as que ponían sus casos en nuestras manos.

Mi historial laboral fue intachable, sin sanciones, sin apercibimientos, sin dejar nunca de lado mis obligaciones. Ojalá los dirigentes de la organización pudieran decir lo mismo.

Mi experiencia ha sido contradictoria. En el despacho mi trabajo siempre me gustó, asesorar y apoyar a trabajadores/as es una de mis grandes vocaciones y mi profesión siempre ha sido de administrativa o secretaria de dirección, así que estaba satisfecha del trabajo que realizaba.

Ahora bien, en cuanto a la organización siempre sufrí ataques, acoso y amenazas. Nunca estuvieron de acuerdo con que yo (activista social en diferentes ámbitos) me comprometiera con causas que amenazaban sacar a la luz su incompetencia y mala gestión.

Les molestaba mucho que me reuniera con otras organizaciones sindicales fuera de mi horario laboral, que asistiera a manifestaciones o protestas que no organizara UGT, intentaban prohibirme que estuviera en contacto directo con colectivos, asociaciones u organizaciones que eran críticas con el sindicato.

También en varias ocasiones quisieron hacerme partícipe de acciones que rayaban la ilegalidad o que iban contra mi ética.

Siempre me mantuve firme en mis convicciones y nunca hice nada ilegal, falto de transparencia o que atentara contra mi ética profesional o personal.

Unión Sindical de Trabajadores.- Se está generalizando últimamente el comportamiento en los sindicatos subvencionados a utilizar en provecho propio una legislación que dicen combatir. Lo que está haciendo que un número creciente de trabajadores identifique al sindicato como una empresa más que persigue maximizar sus beneficios, ignorando que razón de ser no es maximizar beneficios.

Miriam.- Eso es así, en este caso y en otros muchos, han usado en su beneficio la legislación laboral y las formas que criticaban públicamente. Se comportan como las peores empresas capitalistas y no hacen una buena gestión del dinero público que les entra.

Y  lo peor es que estoy convencida de que no dudarán en aplicar la nueva reforma laboral, que tanto dicen atacar de cara a la galería, en caso de que tuvieran que sacarse trabajadores/as de encima, de una forma rápida y barata.

Unión Sindical de Trabajadores.- El sindicato debe ser la voluntad organizada de las trabajadoras y trabajadores. Sin embargo se ha convertido en un ente ajeno al trabajador. Trasladándose de las fábricas y centros de trabajo, a organismos ajenos a los trabajadores y a su propia realidad laboral. Transformándose de representantes de los trabajadores frente al capital en representantes del capital frente a los trabajadores. ¿Qué falla? ¿Excesiva dependencia económica? ¿Excesivo peso de las cúpulas sindicales? ¿Pasividad de los trabajadores?

Miriam.- Yo nací mamando el sindicalismo de base, mi padre arriesgó su vida en la clandestinidad y murió con las convicciones del movimiento obrero que siempre defendió, sin dejar que nada, ni nadie, las contaminara.

Efectivamente, creo que los sindicatos actualmente sufren el descrédito que se merecen porque no hacen la función para la que fueron creados.

Evidentemente, la dependencia económica es un yugo para todos y todas difícil de arrancar, es obvio.

El peso de las cúpulas de dirección son el peor cáncer que sufre el sindicalismo, hace que la organización no sea asamblearia, ni democrática y, lo que es peor, que responda a los intereses de unos pocos a costa de los de la mayoría y eso es una conducta totalmente antisindical.

La clase trabajadora ha estado pasiva hace muchos años, la mayoría ha creído que si se sentía a salvo, cómodo en un puesto fijo, con un salario que les diera para pagar facturas y vivir como nos han inculcado que es vivir “dignamente” pues no debían hacer nada más que cumplir con sus obligaciones para con los patrones. 

Pero la defensa de nuestros derechos nunca debimos dejarla de lado, la lucha de clases ha sido una guerra históricamente perdida por la clase obrera. El desconocimiento, la falta de información, el desinterés en lo colectivo y  las luchas individualistas, nos han hecho aún más débiles frente a un sistema que se basa en la codicia y la esclavitud de la mayoría para que los demás, pocos en número pero poderosos en extremo, vivan de lujo, a “cuerpo de rey” y, nunca mejor dicho, si damos un ligero repaso a lo que está ocurriendo actualmente en el estado español con la monarquía.

Unión Sindical de Trabajadores.- Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el sindicalismo.

Miriam.- Para mí, el reto es recuperar nuestras raíces, esas que están entroncadas pero que no las vemos, esas raíces están hechas con la sangre de hermanos y hermanas obreros/as que dejaron su vida por nuestros derechos.

Esas raíces darían árboles fuertes y robustos, que fueron talados a tiempo por los capitalistas para que no dieran sombra y cobijo a los trabajadores y trabajadoras. Esas son las que debemos proteger para que vuelvan a crecer y nos den árboles que produzcan sombra a los/as que luchan.

Apartándome del lenguaje romántico y casi poético, debemos trabajar por una regeneración absoluta del sindicalismo, que nazcan nuevos cuadros sindicales comprometidos con la verdadera lucha del movimiento obrero.

Que los sindicatos y los/as sindicalistas se entreguen y se sacrifiquen por la causa sin mirar primero cuáles son sus intereses sino los del colectivo.

El movimiento obrero necesita liderazgo honesto y valiente, además de una militancia constante y leal que sea imbatible ante los ataques del sistema. Los conocemos, los hemos sufrido históricamente, podemos hacerles frente. Con estrategia y táctica, con preparación, con una convicción a prueba de bomba,  solo así podremos defender a los débiles y defendernos a nosotros/as mismos/as.

Unión Sindical de Trabajadores.- ¿Y los trabajadores?

Miriam.- El reto más duro que le espera a las trabajadoras y trabajadores es aprender, formarse sindicalmente, sacar pecho y buscar esperanza donde no la hay, fabricarla si hace falta. Si no es así, nunca conseguiremos lo que anteriormente expuse.

Unión Sindical de Trabajadores.- ¿Es posible regenerar los sindicatos mayoritarios? ¿O, por lo contrario, es necesario reconstruir un movimiento sindical partiendo de cero?

Miriam.- Yo no diría que debemos partir de cero, tenemos una historia, como he dicho, solo se trata de recordarla, de recuperarla y, por supuesto, transformarla adaptándola a los nuevos tiempos, a nuevas mentalidades y a la nueva realidad que queremos.

Dicho esto, efectivamente está claro que el movimiento sindical hay que reconstruirlo, lo han destruido los dirigentes sindicales por orden de la patronal pero eso no es nuevo, ya ha ocurrido a lo largo de nuestra historia.

Las grandes fortunas e intereses siempre han atacado cualquier forma de organización obrera, no les interesa que pensemos y, mucho menos, que exijamos nuestros derechos. Cuanto más trabajemos y menos ganemos más dóciles seremos para el sistema, eso no es de ahora, ha sido siempre y es lo que hay que cambiar.

 Unión Sindical de Trabajadores.- Se ha acusado a los sindicatos mayoritarios de beneficiarse de la aprobación de EREs. ¿No crees que el papel de todo sindicato no debe ser pactar EREs, sino informar a los trabajadores de las diferentes alternativas para que decidan en libertad? ¿No se debería proporcionar más poder a las asambleas de trabajadores

Miriam.- Totalmente cierto, es inaceptable que un sindicato cobre por un ERE como lo hacen y no es de recibo que los que deben defender el derecho al empleo digno pacten tipos de despidos que solo favorecen a las empresas, a la administración y, de paso, a ellos mismos.

Las asambleas de trabajadores deben ser soberanas porque la contaminación y la esclavitud de las mismas es lo que hace que ocurra lo que padecemos actualmente. Despidos masivos, reconocidos por un sistema legal sádico y amparados por la derecha más recalcitrante, ayudada por otros muchos que se suben al carro del poder.

Unión Sindical de Trabajadores.- Qué les dirías a todos aquellos trabajadores, ocupados o desempleados, ahogados por la desilusión y el inmovilismo.

Miriam.- Soy portavoz de un colectivo de personas desempleadas, “PARADOS UNIDOS” y nuestro lema desde el inicio ha sido: “Estar parado no implica quedarse quieto”.

Llevamos cerca de dos años trabajando sin descanso, con un pequeño grupo organizador. Hemos tenido mucha repercusión mediática en nuestro ámbito territorial de Canarias, incluso también algo fuera, en el estado español y, sin embargo, reconocemos nuestro fracaso a la hora de movilizar a los parados y paradas de nuestra tierra.

Han buscado trabajo y entregado currículos hasta desgastar las suelas de sus zapatos, han agotado las pocas ayudas que el gobierno da y ven cómo se desmorona su vida, su familia, su entorno. Están agotadas y agotados, no saben a quién recurrir, no saben qué deben hacer.

Es como si les hubieran dado tranquilizantes para caballos y se sientan en su casa a esperar a que se la quiten, a comprobar que no tienen luz ni para enchufar la nevera, la cual además está  vacía. Parece que esperan que alguien, de inspiración divina, fuera a tocarles a la puerta o a buscarlos en las plazas de sus barrios, en su centro de salud del que salen después de haber sido recetados contra la depresión.

Afortunadamente, también hay activistas, pocos y pocas, en su mayoría mujeres que están alzando la voz y protestando. Nuestro colectivo colabora estrechamente con la PAH-TENERIFE contra los desahucios y con otros movimientos sociales, pero es cierto que tanto los trabajadores y trabajadoras, como los parados y paradas se mantienen absolutamente inertes ante una situación que yo califico de emergencia social.

Jamás he podido entenderlo y jamás lo apoyaré, la lucha no debe abandonarse nunca, mientras quede un hilo de esperanza, mientras sintamos un suspiro de aire, mientras asome una pequeña lágrima y aun cuando ya no queramos vivir. Por nosotros y nosotras, por nuestras familias, por nuestras amistades, por nuestros compañeros y compañeras, por la vida que nos merecemos, debemos morir susurrando HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

Unión Sindical de Trabajadores.- Carta Blanca

Mriaim.- La verdad es que después de todo lo que les he dicho, quizá hablando en exceso, hago un llamamiento desesperado a la ciudadanía para recuperar lo que nos han robado y conseguir lo que nos quedó por lograr.

No podemos avanzar si dudamos de nuestra fortaleza, el ser humano es el animal más peligroso, aprovechemos nuestro poder para ayudar a los que no pueden luchar por sí mismos, hagamos de nuestro razonamiento e inteligencia la herramienta más útil para avanzar hacia una sociedad justa e igualitaria con todos los seres vivos del planeta.

Gracias compañeras y compañeros por querer saber sobre mis reflexiones y ojalá no nos rindamos jamás.

Anuncios

From → Actividades

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: