Skip to content

La terminación de un contrato temporal de una trabajadora con reducción de jornada es nula

13 diciembre, 2012

megafono

UST/INFORMAMOS que un contrato por obra o servicio finaliza cuando termina la causa que motivó la obra o servicio. Después de sentencias contradictorias, el Tribunal Supremo acaba de unificar doctrina y ha determinado que si la causa que motivó el contrato de obra no estaba suficientemente clara y bien definida y existe algún tipo de duda, no se puede dar por terminado el contrato. Y de realizarse, se considerará un despido y dicho despido, si se trata de un supuesto protegido como es el caso de una trabajadora con reducción de jornada por guarda legal, será considerado nulo, no improcedente.

Una trabajadora fue contratada por una consejería de una comunidad autónoma como asistente de información turística con un contrato de obra en el que se especificaba que la duración del contrato será la del tiempo exigido para la realización de la obra o servicio o, en todo caso, se extinguirá el 31 de diciembre de 2009. Con fecha 1 de diciembre, la Junta le comunicó que el 31 de diciembre se daría por finalizado el contrato, según la cláusula establecida en el mismo. La trabajadora tenía reducción de jornada por guarda legal por cuidado de hijos.

Tras denuncia de la trabajadora, el Juzgado de lo Social, primera instancia, declaró que, al no estar justificada la causa del contrato, se trataba de un despido y como la trabajadora tenía la reducción de jornada por guarda legal, el despido era nulo. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, aunque también declaró que existía un despido al no estar justificada la causa, consideró que el despido era improcedente, pero no nulo.

El caso llegó al Tribunal Supremo, que falla ahora a favor de la trabajadora, declarando la nulidad del despido, en una sentencia dictada además en unificación de doctrina. El principal argumento que esgrime el Tribunal Supremo para sentenciar que el despido es nulo se basa en una sentencia dictada por el Tribunal Constitucional (sentencia 92/2008 del Tribunal Constitucional) en la que se declara el carácter automático de la declaración de nulidad en el supuesto de la extinción no justificada de una trabajadora embarazada.

Tomando como referencia esta sentencia, el Supremo entiende que la situación de jornada reducida por guarda legal tiene el mismo tratamiento que la de la trabajadora embarazada y que, al igual que la regulación legal de la nulidad del despido de las embarazadas constituye una institución directamente vinculada con el derecho a la no discriminación por razón de sexo, hay que aplicar esto mismo a la situación de reducción de jornada por guarda legal.

La finalidad de la norma, entiende el Tribunal Supremo, es proporcionar a la embarazada (guarda legal en este caso) una tutela más enérgica que la ordinaria frente a la discriminación, lo que supone que se le exime a la trabajadora de tener que acreditar que existe indicio alguno sobre la conculcación del derecho fundamental. Y esto significa que en estos casos se aplica automáticamente la nulidad.

Anuncios

From → Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: